La visita a una casa para comprarla es un momento crucial en el proceso de adquisición.

Como si fuera una película, debemos tener bien claro el guión a seguir y hay puntos y preguntas que no se nos deben olvidar de tratar. Ir sin prisa, preguntar por qué se vende la casa y buscar bien posibles errores de la vivienda deben ser el objetivo de la visita

  1. Acudir a la cita sin prisa y dedicarle suficiente tiempo a la casa. No es recomendable planear un tour de visitas en una mañana con la agenda apretada.
  2. Acudir acompañado para reforzar la decisión de compra y tener más ojos sobre la vivienda
  3. Conocer el precio medio de otras viviendas similares en la zona también es una buena fuente de información que puede dar pistas sobre la casa que nos interesa.
  4. Recabar toda la documentación de la vivienda.

Ver artículo completo en: Idealista